¿Cómo en el estado más pequeño de México las jóvenes entran al tráfico sexual?

Things to know before moving to Tlaxcala

Es lamentable que un estado tan hermoso y tranquilo como lo es Tlaxcala sea también conocido por ser uno de los focos principales de trata sexual de niñas y adolescentes del país. Este problema no está extendido por todo el estado. Su principal foco se encuentra en el municipio de Tenancingo, en la frontera con Puebla, cercano a una carretera y desde donde familias enteras están involucradas en estas mafias.

Los llamados “padrotes de Tlaxcala” buscan niñas o adolescentes en otros estados del país que sean susceptibles a entrar en sus redes de prostitución. Algunas de sus víctimas son jovencitas que han sido abusadas en el seno familiar o que no cuentan con el amor familiar necesario como para no querer salir huyendo de sus casas. Ellas ven en sus victimarios una especie de salvación, sin considerar que su vida empeorará desde entonces.

En muchas ocasiones, los padrotes que operan desde Tlaxcala las obligan a ir desde su sitio de origen a otros estados de México o incluso a los Estados Unidos de Norteamérica, con el único fin de prostituirse. Nueva York, Houston y Atlanta son algunas de las ciudades en donde operan estas redes de tráfico sexual.

Algunas víctimas y defensores de Derechos Humanos afirman que no existe voluntad por parte del gobierno mexicano para encarar esta problemática ni para atender a sus víctimas. Algunas manifiestan que por ser este un negocio familiar, es fácil de detectar en la población de Tenancingo quiénes son las familias involucradas en estas mafias, pero que al no existir voluntad política, el negocio sigue sumando víctimas. Y lo que es peor aún, muchos niños y jóvenes ven en este tipo de crimen un futuro económico seguro, por lo que manifiestan abierta y públicamente que al crecer buscarán captar niñas para convertirse en sus “padrotes”.